Sin categoría

3 GUSTAZOS EN MARZO

GUSTAZOS MARZO

Estaba segura de que este mes os iba a contar que uno de los momentazos había sido el cumpleaños de mi hijo mayor. Para mí es un día muy especial y que vivo con mucha ilusión por él y por mí. Yo celebro que hace 13 años me convertí en madre y mi vida cambió para siempre y no la cambiaría por nada.

Pero la vida gira muy rápido y este mes de marzo ha sido el mes del coronavirus y el confinamiento. Esa situación me ha hecho vivir en una película de ciencia ficción donde un terrible virus invade el mundo sembrando el caos y el miedo. Y esta locura me ha dado momentazos que ni habría imaginado.

MOMENTO CALLES VACÍAS.

Un domingo soleado ver la calle vacía desde mi ventana era algo impensable. En mi ciudad el sol es un regalo muy preciado por su escasez, sobre todo en fin de semana.

MOMENTO APLAUSOS PARA QUIENES NOS AYUDAN.

Una iniciativa muy emocionante ha sido salir a las ventanas a aplaudir a los profesionales que nos están ayudando en esta situación tan complicada. Se originó pensando en el personal sanitario pero yo lo extiendo  a todos los que trabajan estos días para que podamos sobrevivir: personal de los supermercados, personal de la farmacia, transportistas,…

MOMENTO INICIATIVAS GRATUITAS (O NO) PARA PASAR MEJOR EL AISLAMIENTO

Para un ser sociable como el ser humano es muy difícil mantenerse aislado pero nos hemos visto obligados a hacerlo.

Desde el primer momento que se hizo pública esta decisión comenzaron a aparecer iniciativas por las redes sociales para pasar entretenidos estos días: cuenta cuentos, conciertos, tertulias, directos compartidos, libros…

Después de vivir estas semanas tan “irreales” (no encuentro todavía el adjetivo adecuado ya que reales han sido, pero me parece un mal sueño). Decirte que mi momentazo fue encender mi primera vela de canela se quedaba en nada en comparación con todo lo que estoy sintiendo.

Te confieso que estos días he escrito muy poco, y no habrá sido por falta de tiempo. No fluía. He canalizado mis sentimientos a través de fotografías y colores ya que las palabras todavía se me atascan.

¿Qué nos deparará el mes de abril? Volveré por aquí para contarte mis momentazos,  no sé si con palabras o con imágenes, ya que estoy segura de que la vida me los seguirá regalando y yo quiero compartirlo contigo. Cuídate mucho.

Nota 1: El cumpleaños fue estupendo.

Nota 2: Puedes seguirme en instagram  donde te comento qué me está ayudando a pasar estos días.

NIÑOS, Sin categoría

OBLIGACIONES DE LOS ABUELOS

abuelos

Hace unos días leía unas críticas que le hacían a una persona que sale habitualmente en redes. Me hizo pensar sobre lo fácil que es opinar de la vida de otros porque suponemos que tiene que ser como la nuestra. El tema criticado en cuestión era, cómo no habían dejado a los niños con los abuelos y se había ido la pareja sola de fin de semana.

Mucha gente da por supuesto que los abuelos están deseosos de quedarse al cuidado de sus nietos porque en su familia es así. Pero, ¿cuántos abuelos hay que no quieren esa responsabilidad? Pues más de uno y de dos también.

Y estoy tan segura de esta afirmación porque mis abuelos, tanto maternos como paternos, eran de esos. A mi abuela, por ejemplo, le daba miedo que me pasara algo o me pusiera enferma mientras estaba a su cuidado. Y cada uno tendrá sus razones. Por eso a mí no me extraña que esa pareja no dejara a sus hijos con los abuelos.

Además, me surgen muchas dudas que quería compartir aquí para ver si entre todos me queda más claro el asunto. ¿Están los abuelos obligados a cuidar de sus nietos? ¿Cuáles son realmente las obligaciones de los abuelos? ¿Cuántas cosas hacen porque se supone que las tienen que hacer? ¿Les preguntamos que necesitan ellos respecto de sus nietos?

Me encantaría saber tu opinión. Puedes comentar en el blog, por mi cuenta de instagram o por facebook.

 

BIENESTAR, Sin categoría

3 GUSTAZOS EN FEBRERO

momentazos febrero

MOMENTO PODCAST

El episodio “Por qué hablar de la muerte y el duelo ayuda a vivir mejor”  donde Cristina Mitre entrevista a Patxi Izagirre ha sido espectacular.

Cuando leí el título he de reconocer que no me apeteció darle al play. No tenía ganas de que el tema de la muerte me acompañara durante mi caminata.

Ahora solo te diré que ya lo he escuchado dos veces y no descarto hacerlo más, porque hablar de la muerte es hablar de la vida como dice Patxi.

Impresionante de principio a fin. Enhorabuena Cristina.

MOMENTO DESAYUNO FAMILIAR

La conciliación ha promovido que ahora desayunemos los cuatro juntos durante toda la semana, no solo el fin de semana. Un cambio en el horario de trabajo ha conseguido que nos juntemos todos a la mesa por las mañanas y me encanta.

Podía haber encabezado esta entrada con una instantánea de ese momento pero no quería enfadar a  Carlos Rios (el nutricionista, no el poeta argentino) ni crear polémica con sus seguidores.

Algo que pensaba que iba a ser caótico se ha convertido en un momentazo. Quizás sea porque me recuerda a los desayunos que hacemos en vacaciones,  en compañía y no sola como venía haciéndolo hasta ahora.

MOMENTO LECTURA

Este mes he acabado de leer “Una educación” de Tara Westover. Hay muchísimas reseñas sobre este libro en la red y por eso no voy a hablar de él. Lo menciono porque he vivido varios momentazos leyéndolo y algún pasaje me ha dejado con la boca abierta.

No hay duda de que una educación puede cambiarte la vida, tanto lo que te enseñan en la escuela como lo que ves y oyes en casa. Algo fundamental a la hora de aprender es la motivación intrínseca y de eso va sobrada Tara.

 No he podido evitar sacar mi parte de psicóloga en la frase anterior, pero si no lo hago mi salud se hubiera visto afectada. Y mi parte de coach dio palmas cuando en la página 449 leyó ¿”Quién escribe la historia? Yo”.

Febrero no ha sido un mes tan pecaminoso como enero. Ha sido más introspectivo, diría yo, más de pensar y reflexionar. Tiene que haber de todo. Ya te contaré cómo me va en marzo.

 

ADOLESCENTES, MATERNIDAD, Sin categoría

CONFIANZA, LIBERTAD Y ABANDONO EN LA ADOLESCENCIA

family-3817055_1920

Algo que me está costando mucho en esta etapa de la vida de mi hijo mayor, que está a punto de cumplir 13 años, es encontrar el equilibrio entre la libertad que necesita para crecer y los límites imprescindibles para darle seguridad. Y aquí me refiero sobre todo a seguridad emocional, que no se sienta abandonado y sólo.

Esta inquietud la vivo desde hace meses y el otro día se avivó especialmente con una situación cotidiana. Mi hijo me dijo que quería cortarse el pelo y que se iba a la peluquería antes del entrenamiento. Me pareció buena idea y le dije que adelante. Un segundo después saltaron las alarmas en mi interior y fui a preguntarle si quería que fuera con él (nunca antes había ido él solo a visitar al peluquero). Me dijo que no hacía falta.

Dejé que fuera solo para que aprenda a desenvolverse en diferentes situaciones y para no “ahogarle” con mi presencia. Pero no podía dejar de pensar en si no le estaría abandonando en cierta medida.

Vivir con dudas es algo muy incómodo y quita mucha energía así que decidí salir de ese pozo de la única manera que sé: preguntando. Ante la menor duda, pregunta y no hagas suposiciones. Y con su respuesta mi hijo me dio una gran lección. Sacó a relucir la palabra mágica: CONFIANZA.

“Mamá, yo me siento muy bien cuando confías en mí”.

La confianza se la tienen que ganar pero les tenemos que dar oportunidades para hacerlo y eso no significa que les estemos abandonando. Los adolescentes necesitan lo mismo que los demás: AMOR, CONFIANZA y RESPETO y a veces vemos fantasmas donde no los hay creados por nuestros propios miedos e inseguridades.

Espero seguir aprendiendo de mis hijos ya que son grandes maestros. Seguro que los tuyos también lo son. Escúchales; con los oídos, los ojos y el corazón.

Sin categoría

3 GUSTAZOS EN ENERO

DSC_0234 - copia

 

MOMENTO CAFÉ CON CHOCOLATE

Después de comer suelo tomar café cortado con un poco de leche. Nada atrevido pensarás, sobre todo si te digo que el café es descafeinado y la leche sin lactosa.

El pecado viene ahora: lo acompaño de una onza de chocolate negro, muy negro. 99% de cacao sin azucar. Imaginate. Si te gusta el chocolate amargo te veo ahora mismo salivando como los perros de Pavlov y con la piel erizada de placer.

Y lo confieso, tomo el café como excusa para comer el chocolate.

MOMENTO LECTURA JUVENIL

Al acostarme, mi hijo pequeño se mete conmigo en la cama y yo le leo en voz alta un capítulo de un libro que ha elegido él y ya ha leído. Ese momento compartido al final del día es lo más.

Ahora mismo estamos leyendo uno de la colección  “Los forasteros del tiempo” de Roberto Santiago. Tenemos toda la colección y mi hijo esta deseando que salga el siguiente. Señor Santiago, por favor, dese prisa que yo también quiere seguir leyendo las aventuras de los Balbuena antes de que me parta un rayo. ( Entenderás este chiste si has leído algún libro de la saga).

MOMENTO BELLEZA

Tener una amiga distribuidora de Mary Kay te hace ver el mundo desde otra perspectiva y te hace pecar, para que te voy a engañar.

Me enseñó unos parches de hidrogel para los ojos y no te puedo describir el gustazo que es usarlos. Prometen reducir bolsas y ojeras. Yo destaco lo frescos que son, sobre todo si los guardas en la nevera. Quizás esto último es muy obvio pero para las novatas como yo cualquier pista es buena.

Como ves, enero ha sido un tanto pecaminoso. Prometo que en febrero continuaré por el mismo camino y lo compartiré contigo.

NOTA IMPORTANTE

¿Te has fijado en cuántos seguidores tengo? Creo que queda claro que no hay ninguna colaboración en esta entrada y todo lo he pagado según el PVP.

Sin categoría

GRACIAS 2019

hands-4153292_1920

Me gusta acabar el año con una carta de agradecimiento a los últimos 365 días que he dejado atrás. El año pasado la compartí contigo, puedes verla aquí, y hoy quiero hacer lo mismo para animarte a que escribas la tuya. No hace falta que la compartas si no quieres, es un ejercicio para ti que te ayudará a cerrar un ciclo y a abrir otro con más fuerza. Recuerda todas las cosas agradables que te han pasado y lo que has aprendido de las demás experiencias.

Aquí va mi lista de las cosas por las que me siento agradecida en 2019:

  • Los paseos compartidos.
  • Los paseos en solitario.
  • La salud se mantiene.
  • Los copos de nieve.
  • Las nuevas ilusiones.
  • Las excursiones familiares.
  • Los  problemas que  se transforman en oportunidad.
  • Las charlas impartidas.
  • Los cursos recibidos.
  • Las tardes de verano en la piscina.
  • Los paseos en bici.
  • La oficina de verano.
  • Las zapatillas nuevas para caminar.
  • Los cambios en las viejas rutinas obsoletas.
  • Las decisiones desde el amor.
  • El algodón de azucar.
  • La carta “sin gluten” en los restaurantes.
  • El atrevimiento.
  • La Escuela de Emociones.
  • Los cuentos compartidos.
  • El olor de las rosquillas.
  • Las acuarelas.
  • Las reuniones diferentes con las amigas.
  • Las películas que hacen llorar.
  • Las agendas para el año nuevo.
  • Las velas sin parafina con olor a vainilla.
  • La literatura juvenil.
  • Las nuevas ideas.

¡¡¡¡Gracias 2019!!!!

¿Por qué quieres dar tú las gracias?

Sin categoría

6 FORMAS DE CONTAR UN CUENTO

storytelling-4203628_1920

Un cuento es una herramienta fantástica para enseñar y aprender. Y no solo para los niños, los adultos también podemos abrir los ojos y la mente leyendo cuentos. Es una actividad muy recomendable para todos.

Hay muchas maneras eficaces y divertidas de usar los cuentos. Depende del niño, de su edad, del momento o de cuanto tiempo queramos dedicarle. Aquí comparto algunas de ellas:

  • Leer de manera lineal el cuento, comenzando por el principio y leyendo hasta el final sin hacer comentarios hasta acabarlo. Para hacerlo más atractivo puedes ir cambiando la voz según los personajes que aparecen y jugar con la entonación.

 

  • Leer el principio del cuento y dejar que el niño adivine qué va a pasar a continuación o que invente qué le gustaría que ocurriera.

 

  • También puedes leer el final e inventar el principio.

 

  • Después de leer el cuento completo puedes imaginar cómo lo contaría alguno de los personas secundarios. Por ejemplo, ¿Cómo contaría la historia de Caperucita Roja el leñador?

 

  • Usar marionetas es una buena alternativa para los niños que no reciben muy bien la idea de leer un cuento. La marioneta la puedes hacer dibujando al personaje en un papel (o imprimiéndolo) y pegándole un palillo en la parte de abajo para sujetarlo.

 

  • Proponer hacer una obra de teatro basada en el cuento puede ser muy motivante.

 

Éstas son sólo algunas formas de contarlo. Puedes compartir tu manera de contar cuentos en comentarios para que entre todos ampliemos la lista. Y si quieres conocer cuentos interesantes, echa un vistazo a mi instagram ya que me gusta compartir aquellos que más hemos disfrutado en casa.