BIENESTAR, MATERNIDAD, Sin categoría

PRIMERO YO, ¿ES SER EGOISTA?

virgin-2721333_1920(1)

He viajado varias veces en avión y no me había llamado la atención el mensaje del auxiliar de vuelo hasta que viajé con mis hijos. Entre todas las instrucciones que da al comienzo dice, que si es necesario ponerse la mascarilla, primero se la pongan los adultos y luego ayudemos a los niños.

Y es totalmente lógico. No sé por qué me llamó tanto la atención. Si me falta el oxigeno y me desmayo, ¿cómo voy a ayudar a mis hijos? Necesito estar bien para cuidar de ellos. Es lo más sensato y muchas veces lo olvidamos, sobre todo desde que nos convertimos en madres o padres. Y no me refiero solo al momento de viajar en avión.

Cuando nos dedicamos un tiempo a nosotros (vamos al gimnasio, visitamos la peluquería, quedamos con alguien a tomar un café, nos sentamos a leer…) parece que estamos descuidando a nuestros hijos y resulta que es todo lo contrario. Cuando nos cuidamos nos estamos “alimentando” y necesitamos tener esos nutrientes para poder ofrecerles lo mejor a nuestros niños.

Si no hay agua en el pozo no podré beber. Si no hay pinturas en el estuche no podré colorear. Si no hay libros en la biblioteca no podré leer. Primero habrá que llenar el pozo de agua, el estuche de pinturas y la biblioteca de libros para, después, disfrutar plenamente de lo que nos ofrecen. De donde no hay no se puede sacar. De igual manera, el padre y la madre se tendrán que sentir completos para que sus hijos gocen de su compañía.

¿Te sientes culpable cuando te dedicas un tiempo en exclusiva para ti? ¿Antepones las necesidades de tus hijos a las tuyas? Espero tus respuestas en comentarios y, si crees que a alguien le puede gustar esta entrada, no dudes en compartirla. Muchas gracias.

 

Texto: Raquel Reguero

Anuncios
MATERNIDAD, NIÑOS, Sin categoría, VIDEO

QUÉ HACER ANTE UNA RABIETA ( y qué no hacer)

En el video de hoy te cuento qué hacía yo ante las rabietas de mis hijos y me funcionaba y qué no se debe hacer.

La etapa de las rabietas va a pasar por la simple evolución que tienen los niños pero para que no se alargue demasiado esta etapa, las rabietas no sean tan intensas ni  tan numerosas es importante aplicar alguna técnica como la que os cuento.

Me gustaría que me dejaras en comentarios qué haces tú cuando tu hijo tiene una rabieta y te funciona. Muchas gracias.

 

RECETAS, Sin categoría

EL BROWNIE PERFECTO SIN GLUTEN NI LACTOSA

brownie

 

Por un problema de salud, me recomendaron que quitara de mi dieta el gluten y la lactosa. Ha sido fácil hacerlo pero, después de un par de meses desayunando todos los días copos de maíz, empecé a buscar recetas nuevas para variar un poco.( Confieso que buscaba algo dulce).

Así descubrí la receta del brownie perfecto sin gluten ni lactosa de Mr&MsLemon que comparto con vosotros.

Ingredientes:

  • 150 gr de harina sin gluten
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 1 pizca de sal
  • 60gr de cacao puro
  • 220gr de azúcar
  • 110ml de aceite
  • 4 huevos

Preparación:

Por un lado se mezcla la harina con la levadura y el cacao, añadiendo la sal. Y por otro se mezclan los huevos y el azúcar con el aceite.

A la mezcla de los huevos se le va añadiendo poco a poco la de la harina, tamizándola, mientras mezclamos con las varillas. Queda una mezcla un poco espesa pero se puede trabajar con las varillas manuales.

La añadimos al molde y lo introducimos durante 20 minutos con el horno precalentado a 180º.

Podéis añadirle nueces, aunque yo no lo hago porque mis hijos prefieren solo el bizcocho.

Si os gusta el chocolate os va a encantar ya que el cacao le da un sabor muy intenso. Queda esponjoso y riquísimo.

¿Conocéis más recetas “golosas” sin gluten ni lactosa? Espero vuestras respuestas en comentarios y, si crees que a alguien le puede gustar esta entrada, no dudes en compartirla. Muchas gracias.

Nota: La foto no se corresponde con mi brownie. De la emoción se me olvidó fotografiarlo.

Texto: Raquel Reguero.

BIENESTAR, COACHING, Sin categoría

TENGO MIEDO

Tengo miedo

 

El miedo es una emoción necesaria, como lo son las demás, pero muchas veces he oído decir “me gustaría vivir sin miedos”. El miedo nos sirve para detectar amenazas y así ponernos a salvo.

Cuando sientes miedo ante una situación que en realidad no es peligrosa o el miedo es tan intenso que te paraliza y no puedes avanzar, es el momento de analizar qué está pasando.

Según explica Susan Jefers en su libro “Aunque tenga miedo, hágalo igual” hay tres niveles de miedo:

  • Nivel 1, superficial: Miedo a que algo ocurra (Ejemplo: miedo a sufrir un accidente)
  • Nivel 2, miedo a la integridad del yo: Son miedos que están relacionados con estados interiores de la mente (Ejemplo: miedo al fracaso)
  • Nivel3, miedo a no poder gestionar lo que la vida me depara.

Todos los miedos pueden bajarse hasta el nivel 3. Así que si tuvieras confianza en que puedes afrontar cualquier cosa que ocurra, no tendrías miedo.

La buena noticia es que eres capaz de hacer eso que te da miedo. En tu interior tienes los recursos necesarios aunque, quizás, todavía no lo sepas. ¿Has dicho alguna vez algo similar a “no pensaba que me iba a atrever a decírselo pero, una vez que estuve allí le dije todo lo que pensaba”? Muchas veces, hasta que no estás en la situación no salen tus recursos y por eso piensas que no los tienes.

Y si no los encuentras, siempre puedes pedir ayuda. En una conversación con un amigo los puedes encontrar o en la consulta de un profesional.

Si bajas tus miedos hasta el tercer nivel y te preguntas “Y si fuera capaz, ¿qué ocurriría?” Espero tus respuestas en comentarios y, si crees que a alguien le puede gustar esta entrada, no dudes en compartirla. Muchas gracias.

Texto: Raquel Reguero

ADOLESCENTES, REFLEXIÓN, Sin categoría

TENGO 24 AÑOS Y SOY ADOLESCENTE

men-2425121_1920

 

He leído que el periodo de la adolescencia ha aumentado, ahora dura más años que antes. Actualmente se considera que si tienes entre 10 y 24 años eres adolescente. ¿Qué te parece?

Las razones que se dan para afirmar que se ha adelantado se basan, sobre todo, en las mejoras que han ocurrido en cuanto a nutrición y salud. Estas mejoras hacen que biológicamente la actividad hormonal se haya adelantado y que el cerebro siga creciendo hasta pasados los 20.

La explicación para decir que se ha alargado hasta los 24 es que cada vez se adquieren más tarde las responsabilidades que se consideran propias de los adultos. Por ejemplo: se terminan más tarde los estudios, cada vez la gente se casa más tarde y la edad de tener hijos también se ha retrasado considerablemente.

Referente al tema de la mejor alimentación y salud no voy a decir mucho más. Es estupendo que nuestros hijos estén mejor alimentados que lo que estuvieron nuestros abuelos y que los avances en medicina nos ayuden a mejorar nuestra calidad de vida.

Lo que no me gusta tanto es el razonamiento sobre por qué con 24 años se sigue siendo adolescente. Es cierto que los “roles de adulto” que se mencionan se adquieren cada vez más tarde pero, ¿por qué? Se que muchos dirán que es causa de la crisis y, quizás algo haya influido, pero yo destacaría otros factores:

  • Sobreprotección. Si les damos a nuestros hijos todo lo que quieren, si nos adelantamos a sus necesidades, si solucionamos sus problemas, si damos la cara por ellos, si nos hacemos responsables de sus actos… ¿Cómo van a adquirir “roles de adulto”? Les estamos enseñando a ser niños perpetuos.
  • Caprichos. Conozco gente que dice “tengo un sueldo justo y por eso como en casa de mis padres todos los días”, pero eso no les impide disfrutar de unas lujosas vacaciones (porque parece que es obligatorio irse de vacaciones). También tienen un coche estupendo y un móvil último modelo. Con el ritmo de vida que nos hemos impuesto es complicado asumir “roles de adulto”.
  • Las expectativas que hay sobre los adolescentes. Éstas no suelen ser muy favorables, parece que no esperamos mucho de ellos, no confiamos en su valía. Y así nos encontramos con lo que se llama profecía auto cumplida  o efecto Pigmalión (cuando tenemos una creencia firme respecto a alguien, termina cumpliéndose). Si tuviéramos presente todo lo que son capaces de hacer y les permitiéramos hacerlo, las cosas serían diferentes.

Me gustaría que esta entrada sirviera de reflexión sobre todo para aquellas personas que somos padres porque, como esto siga sí, dentro de unos años puede que hasta nosotros tengamos la edad para ser adolescentes.

¿Crees que la etapa de la adolescencia se está alargando realmente? ¿Qué opinas sobre las razones que se dan? Espero tus respuestas en comentarios y, si crees que a alguien le puede gustar esta entrada, no dudes en compartirla. Muchas gracias.

Texto: Raquel Reguero

Sin categoría, VIDEO

CÓMO FOMENTAR LA LECTURA EN LOS NIÑOS

En este video doy respuesta a una pregunta que me hacen con frecuencia: “¿qué haces para que a tus hijos les guste leer?”. Yo solía responder que nada porque realmente creía que no había hecho nada, pero me he dado cuenta de que no es cierto. De manera inconsciente si que he hecho alguna cosa y quiero compartirlo con vosotros.

Además, no he podido evitar recordar una anécdota de mi infancia relacionada con la lectura y me he atrevido a contarla ( a pesar de que mi padre me lo vaya a recordar constantemente después de ver este video).

 

 

No olvidéis compartir el video si creéis que le puede ayudar a alguien. Muchas gracias.

BIENESTAR, LIBROS, Sin categoría

“CUENTOS CLÁSICOS PARA CONOCERTE MEJOR” DE JORGE BUCAY

Bucay

Jorge Bucay ha recogido 15 cuentos clásicos en este libro. Comienza con un poco de historia sobre el contexto del cuento y después lo escribe de su puño y letra sin olvidarse de la moraleja tradicional que ha transmitido el cuento de generación en generación.

La gran aportación es que añade una nueva enseñanza a esa moraleja existente. Mira el cuento desde otra perspectiva y eso le lleva a sacarle más “jugo” de lo que hacemos habitualmente. Nos abre los ojos.

Precisamente por ese cambio de punto de vista me parece tan interesante este libro. Puedes estar de acuerdo o no con su visión pero, de todas formas, te hace pensar cuando creías que ya estaba todo dicho y aprendido.

¿Por qué el Patito Feo consiguió ser feliz? ¿Por qué no desaparece el zapato de cristal de Cenicienta después de las 12? ¿Has pensado que Caperucita Roja es un cuento dirigido a los padres? ¿Qué hubiera pasado si Adán y Eva no hubieran sido expulsados del Paraíso? ¿Por qué Hansel y Gretel quieren volver a su casa después de haber sido abandonados por sus padres si ahora tienen un gran tesoro? ¿Cómo termina el cuento “El traje del emperador? ¿Qué hace despertar realmente a Blancanieves?

Éstas y otras muchas preguntas nos podemos plantear al leer los cuentos y, sus respuestas son toda una enseñanza de vida. Se trata de un libro para leer despacio, con calma y con la mente abierta.

¿Qué te parecen los cuentos clásicos? ¿Tienes en cuenta sus moralejas o te limitas a disfrutar de su lectura? Espero tus respuestas en comentarios y, si crees que a alguien le puede gustar esta entrada, no dudes en compartirla. Muchas gracias.

Anotación: Me gusta leerles los cuentos de este libro a mis hijos y buscar las diferencias con las versiones que conocemos nosotros.

Texto y foto: Raquel Reguero