BIENESTAR, COACHING, Sin categoría

2 HERRAMIENTAS FANTÁSTICAS PARA CONSEGUIR TUS OBJETIVOS

woman-2068125_1920

La mayoría de nosotros, por no decir todos, tenemos un diálogo interno que no para. Este discurso suele ser inconsciente y se basa en experiencias pasadas o deseos futuros que pueden ser agradables o desagradables, pero casi siempre elegimos lo desagradable.

Lo que te cuentas influye en cómo te sientes y esto, a su vez, en cómo actuas. Puedes leer más sobre esto aquí. Por eso es mejor que elijas lo que te dices en lugar de dejárselo al inconsciente. Aquí entran en juego las AFIRMACIONES POSITIVAS.

Una afirmación positiva es una sentencia positiva que afirma que un objetivo que deseas alcanzar ya lo has conseguido. Por ejemplo, si tu objetivo es ganar la maratón tu afirmación podía ser: “soy el mejor corredor”. Todavía no lo eres, te estás preparando para ello pero con esta afirmación tu mente se centra en el objetivo y se lo cree.

Se han realizado estudios que han demostrado que la mente no distingue entre realidad e imaginación. La respuesta fisiológica (sudoración, agitación, palpitaciones…) y la actividad cerebral es muy similar en ambos casos. Con las afirmaciones positivas “engañas” a tu cerebro y empieza a actuar como si fuera real aquello que todavía no has conseguido.

Hay personas a las que no les gustan las afirmaciones positivas porque dicen que hay una “vocecilla” dentro de nosotros que nos recuerda que es mentira lo que estamos afirmando. Estas personas prefieren usar las DECLARACIONES.

En este caso en lugar de decir “Soy el mejor corredor” dirías “voy a entrenar para ser el mejor corredor”. Se trata de una declaración de intenciones.

Tanto las declaraciones como las afirmaciones positivas hay que formularlas de la siguiente manera:

  • Si es posible, delante del espejo.
  • Puedes tenerlas escritas pero leelas en voz alta.
  • Pronuncialas con sentimiento, no de manera mecánica.
  • Repitelas varias veces y todos los días.

Utilizando estas herramientas programas tu cerebro hacia la dirección que tú quieres ir sin dejarlo en manos del inconsciente.

En cuanto a la “vocecilla” que te he mencionado antes, ésta también puede aparecer cuando realizas declaraciones. Puede decirte: “¿Para qué vas a ir a entrenar con el frío que hace?, ¿no estás mejor en casa?” Esa “vocecilla” es tu saboteador, un personaje muy interesante que forma parte de ti y del cual no te vas a poder deshacer. La buena noticia es que lo puedes abrazar y podeis llegar a ser amigos. Si te interesa saber más sobre él y cómo tratarlo dímelo en comentarios y te lo cuento en una próxima entrada.

¿Utilizas afirmaciones o declaraciones habitualmente? Espero tus respuestas en comentarios y, si crees que a alguien le puede gustar esta entrada, no dudes en compartirla. Muchas gracias.

Texto: Raquel Reguero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s